La artritis es más frecuente en mujeres

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta a unas 200.000 personas en España. Cada año se diagnostican unos 20.000 nuevos casos.

Los pacientes que la padecen sienten dolores en las articulaciones, sobre todo, en las manos, pero es una enfermedad que también puede dañar los órganos internos.

Suele presentarse entre los 45 y los 55 años, y es más frecuente en mujeres. Varios estudios han comprobado que las mujeres tienen hasta tres veces más probabilidades de desarrollar artritis reumatoide que los hombres por las diferencias genéticas y hormonales, algunos factores ambientales y la forma en que las mujeres responden a determinadas situaciones estresantes.

«La artritis reumatoide es una de las patologías crónicas de origen autoinmune más frecuentes», explica la Dra. Gema Bonilla, reumatóloga del Hospital la Paz de Madrid.

«Se trata de una enfermedad sistémica, si bien realmente existe una predilección por el aparato músculo esquelético, puede afectar a diferentes órganos y sistemas, y entre ellos el pulmón», señala Bonilla.

Los expertos informan que al principio puede ser difícil de diagnosticar, porque los síntomas pueden parecerse a los de otras enfermedades.

Algunos marcadores (VSG) o la proteína C reactiva (PCR) pueden confirmar el diagnóstico, también se realizan pruebas de autoanticuerpos. No hay un tratamiento capaz de curar la artritis reumatoide, aunque sí hay terapias que consiguen parar la evolución de la enfermedad.

Los dos primeros años de la enfermedad son importantes para mejorar el pronóstico, ya que si la inflamación se mantiene puede provocar la destrucción articular y la invalidez progresiva.

De entre las complicaciones más graves que afectan al pulmón, la Dra. Bonilla, informa que es «extremadamente relevante el diagnóstico precoz de la enfermedad pulmonar intersticial difusa (EPID), una de las manifestaciones extraarticulares más frecuentes y graves de la AR».

La Sociedad Española de Reumatología informa que «la prevalencia de EPID sintomática varía entre un 10% y un 40%, siendo hoy en día la segunda causa de muerte en la AR, por detrás de las complicaciones cardiovasculares».

«Tenemos la sensación de que cada vez  diagnosticamos con más frecuencia esta manifestación en AR y esto sin duda se debe a que cada vez – tenemos más conciencia de lo- importante que es», afirma Bonilla.

Los síntomas de la artritis reumatoide son: articulaciones sensibles, rigidez articular que suele empeorar por las mañanas y después de la inactividad, articulaciones calientes e hinchadas, pérdida de apetito, fatiga y fiebre.

La Dra. Elisa Trujillo, reumatóloga del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Canarias (Tenerife), apunta que aunque hombres y mujeres tienen los mismo síntomas, la AR tiende a ser una experiencia más dolorosa para las mujeres.

«Las mujeres tienden a experimentar una enfermedad más agresiva, niveles más altos de actividad y una mayor incidencia de discapacidad. Las mujeres tienden a tener una calidad de vida más baja que los hombres con esta misma patología».

«Los hombres con AR pueden responder mejor al tratamiento desde el principio y durante el curso de la enfermedad», añade Trujillo.

Las mujeres que tienen una artritis reumatoide activa tienen dificultades para atender las tareas de su vida diaria, como lavarse los dientes o peinarse. Es una enfermedad que repercute mucho en el estado anímico, porque quieren hacer sus proyectos profesionales y personales sin dolor.

El fisioterapeuta Iván Bragado Ausín informa que los pacientes pueden frenar la aparición si realizan ejercicios adecuados y mantienen una alimentación basada en alimentos que ayuden a cuidar los huesos.

¿Cuáles son los mejores alimentos para la artritis?

Frutos secos

Con los frutos secos puedes conseguir unos huesos fuertes, porque contienen azufre, boro, calcio y magnesio. También nos ayudarán a protegernos de la inflamación articular, pero los expertos recomiendan comerlos crudos.

El pescado azul

Los pescados que ayudan a cuidar los huesos y a reducir la inflamación son la trucha, las sardinas, el salmón o la caballa por su alto contenido en ácidos grasos omega-3.

Aguacate

Mantiene el correcto funcionamiento de la estructura ósea y muscular. Puedes preparar ensaladas con aguacate o incluir este alimento en la mayonesa.

Verduras de hoja verde

Otros alimentos que mejoran la salud musculoesquelética y mantienen una buena estructura ósea son las espinacas, berro, brócoli, acelgas, apio, o la rúcula.

Además, son una fuente importante de vitamina E que ayuda a proteger el cuerpo de las citoquinas, es decir, proteínas que regulan la función de las células que promueven la inflamación en las articulaciones.

Cúrcuma

Es un alimento que previene la artritis gracias a la curcumina, es decir, el colorante natural que procede de esta planta. Varios estudios han descubierto que ayuda a aliviar el dolor de las articulaciones y aumenta su flexibilidad.

Comparte este artículo
Últimas publicaciones

Cómo elegir una clínica de transplante capilar

El tema del cabello es bastante importante y más con el aumento de la importancia de la estética en la…

Acudir al psicólogo nos ayuda a mejorar la salud mental

Acudir al psicólogo es una decisión que conlleva numerosos beneficios para la salud mental y el bienestar general. A pesar…

Implantes dentales: Restaurando sonrisas y salud dental de por vida

La sonrisa es una de las expresiones más poderosas y universales de la humanidad. No solo es un indicador de…