7 consejos para un diseño llamativo de escaparates de tiendas

El escaparate es a menudo lo primero que ve un cliente, un portal a tu negocio, por así decirlo. Incluso antes de entrar a la tienda, el potencial comprador decide si le gusta o no. ¿Y cómo? Correcto, dependiendo de la decoración. ¡Descubre aquí cómo el profesional decorador de interiores y negocios Sebastián Bayona nos da 7 consejos para que puedas utilizar este espacio correctamente para tu éxito y a qué debes prestarle atención!

¿Por qué es importante el diseño de escaparates?

Cualquiera que tenga su propio negocio lo sabrá: nada funciona sin publicidad. Y esto empieza en tu propia tienda, más concretamente con la decoración del escaparate. Porque éste suele ser la primera vez que los clientes ven tus productos. Por eso es importante que crees algo que llame la atención, algo que despierte el interés y anime a los transeúntes a entrar en tu tienda.

Pero eso no es todo. La forma en que decoras tu escaparate dice mucho sobre ti y tu negocio. ¿Parece profesional y estructurado? Entonces los clientes estarán más dispuestos a comprar. ¿Está sucio y polvoriento? Mucha gente apartará la mirada sin mirar más de cerca tus productos.

Tu imagen cambiará según esta primera impresión y probablemente tú seas quien mejor sepa lo importante que es el boca a boca. Por eso, para diseñar el escaparate de la manera más creativa posible y al mismo tiempo implementarla de manera eficiente, ¡aquí hemos reunido siete consejos esenciales!

1. Grupo objetivo: ¿Quién debería venir de compras?

Hay una gran diferencia si quieres vender seguros, viajes o ropa. Dependiendo del producto que ofrezcas, querrás atraer a diferentes personas. Así que antes de pensar más profundamente en el diseño de escaparates, deberías definir tu grupo objetivo. Para ello, plantéate las siguientes preguntas específicas:

  • ¿Qué edad tiene mi cliente ideal?
  • ¿Qué preferencias comparten las personas interesadas en mis productos?
  • ¿Qué tan caros son mis productos y qué poder adquisitivo debe tener un cliente?
  • ¿De qué género son la mayoría de mis compradores?
  • ¿Me dirijo a solteros, parejas o familias?
  • ¿En qué situación vital se encuentran mis clientes o con qué problema se enfrentan actualmente?

¿Has respondido las preguntas? Entonces ya podemos dedicarnos específicamente al diseño de escaparates. Dependiendo de tus respuestas, se utilizan diferentes conceptos. ¿Por qué? Esto se explica fácilmente.

Tomemos el ejemplo de la ropa. Por un lado está la tienda de moda que vende piezas de tendencia. Se trata menos de cosas que el cliente necesita y más de cosas que le gustarían. Entonces es una decisión de compra emocional. El escaparate debe diseñarse en consecuencia y utilizar elementos llamativos inteligentes.

Si, por el contrario, regentas una tienda de ropa de trabajo, es un asunto completamente distinto. Suele ser una compra más práctica. Los zapatos para la construcción deben ser especialmente resistentes y el delantal del cocinero debe durar mucho tiempo. Una presentación factual suele ser la mejor manera. Con la decoración del escaparate podrá convencer a los transeúntes con hechos y guiarlos hasta la tienda.

2. Imagen: ¿Cómo quieres presentarte?

No sólo es importante a quién quieres dirigirte, sino también cómo quieres presentarte ante el cliente. Piensa en el diseño del escaparate como la tarjeta de visita de tu identidad corporativa: ¿Qué hace que tu empresa sea especial? ¿Qué te diferencia de tu competencia? Ese debería ser el foco.

En concreto, esto significa: Presentar tu negocio tal como es realmente. ¿Vendes artículos decorativos? Excelente, luego muestra tu exhibición como una habitación decorada y presenta tu estilo individual. ¿Deberías contratar un seguro? Luego trabaja con carteles que reflejen tu oferta.

¿Es importante para ti la sostenibilidad? Utiliza materiales que enfaticen eso. ¿Eres particularmente barato en comparación con la competencia? Entonces no te avergüences de destacar los precios. Pero eso no es todo: ¿Tienes un color de empresa o un logotipo exclusivo? Entonces asegúrate de “espolvorearlo” también. ¡A continuación descubrirás qué medios tienen sentido para los diferentes caminos!

3. Productos de enfoque: ¿Qué quieres vender?

Si quieres decorar tu escaparate, primero debes preparar una selección de productos. Luego es necesario organizarlos de forma atractiva. Pueden ser, por ejemplo, prendas de vestir y adornos específicos que están de moda esta temporada. Sin embargo, si no vendes objetos físicos, ahora necesitas diseñar carteles que presenten tus productos. Ya sea sólo con letras o con imágenes depende totalmente de tu propio gusto y de tu producto.

Elige sólo una pequeña selección como productos principales. Sin embargo, no podemos decir exactamente cuántos debería haber. Esto depende, por un lado, del tamaño del escaparate y, por otro, del tamaño de tu mercancía: un sofá, por ejemplo, ocupa mucho más espacio que una bufanda.

¡Atención! No utilices sólo los artículos que más te gusten, sino una selección colorida. También deberías tener una gran cantidad de estos en stock. Porque no hay nada más decepcionante para el cliente que descubrir la pieza de sus sueños y descubrir que está agotada.

Una vez que hayas decidido algunos productos de enfoque, debes mostrarlos en consecuencia. Simplemente colocarlos en el suelo rara vez resulta atractivo para los transeúntes. Más bien, el diseño moderno de escaparates consiste en incluir todas las áreas disponibles. Utiliza paredes, suelos e incluso el techo para llenar la habitación de manera tridimensional y vívida. Varios elementos decorativos pueden ayudar:

  • Pedestales y columnas para crear diferentes alturas.
  • Vinilos para escaparates para dirigir la vista e incorporar escritura (por ejemplo, decoración de vidrio).
  • Imágenes de fondo, decoraciones y realidades para completar la escenografía..
  • Carteles y pancartas para facilitar información.
  • Maniquís para exhibir ropa o actividades.
  • Luces para destacar los productos principales.

4. Luz: ¿Cómo poner acentos en el diseño de escaparates?

La luz juega un papel importante en toda tu tienda. No sólo sirve como iluminación práctica, sino que también debe presentar tus productos de forma atractiva. Esto también se aplica a la decoración de escaparates. Por un lado, hay que iluminar la habitación para que se puedan reconocer incluso los detalles. Por otro lado, deberías trabajar con efectos específicos.

Esto te permite, entre otras cosas, destacar tu producto principal. O puedes trabajar con iluminación LED de colores para crear una atmósfera. Por ejemplo, si has creado una jungla urbana, puedes incorporar luces verdes y amarillas para una experiencia realista.

Consejo: la luz puede influir en las emociones y llamar la atención. Utiliza tonos cálidos para crear comodidad y un ambiente acogedor. Sin embargo, para una presentación más objetiva, los matices fríos suelen ser más adecuados.

Hablando de luz: la luz del sol también puede tener un impacto negativo en tus productos. Porque con el paso del tiempo comienza a quitar el color y a desvanecerlos. Para prevenir este efecto, ayuda un vinilo especial para escaparates con resistencia a los rayos UV.

5. Vinilos para escaparates: ¿Cómo dirigir la mirada específicamente?

Probablemente conozcas los grandes carteles de ofertas que se pegan en los escaparates al final de cada temporada. Pero ese no es de ninguna manera el único uso de los vinilos para escaparates. En general, el nombre de tu tienda se puede identificar mediante herramientas inteligentes. También puedes escribir qué actividad haces, por ejemplo «José Pérez – asesor financiero».

Si quieres hacer tú mismo la decoración de tu escaparate, recorta información como flechas que apuntan a tus productos, círculos que los rodean, etc. Lo mejor es elegir colores llamativos como el rojo o permanecer dentro del espectro de colores de tu identidad corporativa. Lo único importante es que no sea demasiado. Uno o dos tonos son suficientes.

6. Visión general: ¿Cómo funciona el diseño del escaparate ?

Ahora puede que ya tengas infinidad de ideas en tu cabeza, pero ojo, no deberías empezar de inmediato. Primero, desarrolla un plan y, si es posible, dibuja un boceto. Porque la planificación es el principio y el fin de una implementación exitosa. Comprueba con atención que todo no parezca sobrecargado, que la atención se centre realmente en tus productos y que tengas los artículos en stock. Sólo entonces empieza a diseñar tu escaparate.

Lo mejor es diseñar el fondo primero. Si deseas empapelar las paredes, colocar una alfombra o colocar lámparas nuevas, hazlo antes de que apenas te quede espacio. Luego puedes avanzar de grueso a fino, de grande a pequeño.

¿Completo? Entonces ponte en el papel del transeúnte. Párate frente al escaparate y sigue cambiando el ángulo. ¿Te gusta así? ¿Necesitas reajustar algo ? Entonces hazlo ahora. Por último, sólo tienes que asegurarte de que todo esté limpio y ordenado. ¡Siempre se deben evitar los dedos de grasa en el escaparate, así como el polvo y las manchas en los productos!

7. Variedad: ¿Por qué redecorar siempre el escaparate?

¡Hecho! El diseño de tu escaparate finalmente está completo, ¿o no? De hecho, en la mayoría de tiendas es habitual y sensato cambiar la decoración cada cierto tiempo. Por un lado, siempre mostrará a tus clientes los últimos productos y, por otro lado, siempre podrás crear nuevos atractivos.

Imagínate pasar por delante de una tienda por décima vez. Si nada ha cambiado en el escaparate, probablemente harás exactamente eso: pasarás por delante. Sin embargo, si la decoración ha sido renovada, probablemente te inclinarás más por detenerte a echar un vistazo a la tienda.

Por supuesto, un rediseño de este tipo es más sencillo si tu gama de productos cambia constantemente de una forma u otra. Luego podrás reemplazar fácilmente los productos y disponerlos frescos. ¡Pero ten cuidado! Cambia siempre algo en el escenario: intercambia plataformas, instala nuevas lámparas o cambia el fondo. ¿Todavía estás un poco sin ideas? Concéntrate en las vacaciones, festivales y otras ocasiones. Aquí hay algunas sugerencias:

  • Invierno: escaparates helados con láminas de cristal esmerilado, nieve artificial, trineos, etc.
  • Primavera: colores claros a pastel, flores (artificiales).
  • Verano: arena, suministros de playa.
  • Otoño: tonos más oscuros a bayas, hojas de otoño, iluminación cálida.
  • Navidad: decoraciones festivas, árbol de Navidad, luces de colores.
  • Carnaval: confeti, máscaras, colores vivos.
  • Halloween: calabazas, cestas de dulces, papel de aluminio naranja y negro.
  • Vuelta al cole: libros, pizarras, útiles escolares.
  • Bodas: globos, flores, colores vivos, láminas efecto metal.
  • Cumpleaños: globos, gorros de fiesta, regalos envueltos.
  • Otros: Día de la Madre, Día del Padre, Semana Santa, fiestas locales…

Recuerda siempre los consejos anteriores a la hora de diseñar este escaparate de temporada. Sobre todo, asegúrate de que no parezca demasiado desordenado. Además, los elementos decorativos no deben desviar la atención de los productos reales. Una imagen general armoniosa sigue siendo el principio y el fin de todo. ¡Entonces nada puede salir mal!

Comparte este artículo
Últimas publicaciones

Consejos para mejorar la estética de un hotel

La estética de un hotel influye en la valoración que los huésped hacen sobre él. Cuando es atractivo y bonito…

Cómo elegir empresas de transporte internacional

¿Quiéres escoger una buena empresa de transporte internacional pero no sabes muy bien qué es lo que has de tener…

Consejos para aprobar la oposición de audición y lenguaje

Si quieres preparar la oposición de Audición y Lenguaje, vas a conocer algunos secretos que seguro te van a interesar,…